< ¿Al mal tiempo, buena cara? – Mensaje Político