Una rara (¿y temporal?)  victoria  – Mensaje Político