Aristegui, ¿despido o atentado a la libertad de expresión? – Mensaje Político