Obama,   dedos sangrantes – Mensaje Político