< Una mente inquieta: La lucha de una maniaco-depresiva – Mensaje Político