El “dedazo” de EPN, sólo para salvar su pellejo – Mensaje Político