< Meade, en los límites del tiempo – Mensaje Político