< El 2do debate, ¿modificó preferencias?   – Mensaje Político