< Su perdición, no deslindarse – Mensaje Político