< Señoras y señores, esto se acabó… – Mensaje Político