< CDMX: Caballo que alcanza, gana – Mensaje Político