< Abandonar el umbral de la post miseria. ¡Ya es hora! – Mensaje Político