< El Krauzegate: pensamiento elemental, primario y fallido – Mensaje Político