< El poder ya enloqueció a Yeidckol – Mensaje Político