El discurso patético de la corrupción, frente al hambre – Mensaje Político