< ¡Primera llamada, primera…! – Mensaje Político