< ¡Con ese cabrón, ni a la esquina! – Mensaje Político