< Los terremotos, sin igual distracción – Mensaje Político