< Pervive en México más homofobia que el grito: “¡ehhh, puuutooo!”  – Mensaje Político