< El congelado Manuel Velasco – Mensaje Político