< Tuvieron a Romero a la mano… ¡y lo dejaron ir! – Mensaje Político