< Beatriz, ¿cómo Hillary? – Mensaje Político