< La compra-venta de la divinidad – Mensaje Político