2024: ¿elección plebiscitaria?

Mensaje Político

Alejandro Lelo de Larrea


Para tener posibilidades reales de competir frente a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, considerada inminente candidata presidencial de Morena, la oposición en su totalidad debe ponerse de acuerdo y construir una sola candidatura para 2024, porque si la elección se va a tercios, los morenistas van a tener, sin duda, el más grande y ganarán.

Es decir, si la oposición quiere tener probabilidades de derrotar al régimen, el proceso electoral de 2024 tiene que ser prácticamente un plebiscito: ¿quieres o no que continúe la llamada 4T? Los que digan sí, que voten por Claudia; los que digan no, que sufraguen por el de la oposición consolidada en uno solo.

Precisamente, hasta hoy, empiezan a pintar dos personajes políticos que podrían abanderar a la oposición en el proceso electoral siguiente. Son Ricardo Monreal, todavía militante de Morena y coordinador de sus senadores, y Santiago Creel Miranda, del PAN, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y que además controla al blanquiazul a través de Marko Cortés.

En los próximos días Monreal y Creel iniciarán en la CDMX lo que llamaron “diálogo y reconciliación nacional”, para dar la vuelta por todo el país, con mesas de trabajo, de discusión e intentar construir la alianza opositora que enfrente, es casi un hecho, a Sheinbaum.

La participación fortalece las posibilidades de que se consolide una coalición de todos contra Morena, dígase PAN, PRI, PRD y hasta Movimiento Ciudadano (MC), que fue renuente y no participó en 2021 en Va por México, la alianza de los otros 3.

La diferencia ahora es la participación de Ricardo Monreal, porque ha tenido experiencia en construir bloques desde la oposición, rompiendo con el partido en el gobierno. Así ganó Zacatecas en 1998, y así fue articulador de lo que después se consolidó como la Convención Nacional de Gobernadores (Conago).

Monreal ha llevado a esta mesa de negociaciones a MC, por la cercanía que tiene con el dueño de ese partido político, Dante Delgado, también senador. Ambos conocen bien al presidente López Obrador, pues Monreal lo apoyó en tres campañas presidenciales y Delgado en dos.

Tan estrecha es la línea política de Monreal y Delgado, que hasta comparten al mismo operador político. Se trata de José Manuel del Río Virgen, secretario técnico de la Junta de Coordinación Política del Senador, a quien el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, quiso sacar de la jugada metiéndolo ilegalmente (así lo determinaron magistrados) a prisión por más de medio año.

Más allá de las mesas de discusión por todo el país, la verdadera prueba de fuego será el Estado de México, pues aunque PAN, PRI y PRD ya acordaron ir juntos con Alejandra del Moral como candidata, MC todavía no da el sí.

El panorama no pinta mal para ellos, si se considera que el principal aspirante de MC es el senador Juan Zepeda, quien fue candidato del PRD en 2017. Zepeda depende de la decisión de Delgado, y éste de la negociación que haga Monreal con Creel. Si van juntos y ganan, será el gran incentivo para la alianza total en 2024.

Así, la oposición sabe que sólo en una elección casi plebiscitaria tienen posibilidades. Ya se dividieron en 2018 y, aunque en ese año ni juntos le habrían ganado a López Obrador, él no estará en la boleta en 2024, sino Sheinbaum.