La respuesta en los bolsillos

De acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, hasta este momento las reformas estructurales no han generado resultados favorables, ni en materia de mejores expectativas ni en mayor inversión ni en crecimiento económico. O sea, nada de nada.

By

Percepción Política

De acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, hasta este momento las reformas estructurales no han generado resultados favorables, ni en materia de mejores expectativas ni en mayor inversión ni en crecimiento económico. O sea, nada de nada.

Esto fue sostenido el pasado domingo por el organismo empresarial. Pero apenas el jueves anterior, el presidente Enrique Peña Nieto se había referido a las mentadas reformas, al afirmar que ya se pueden apreciar sus primeros resultados y al mostrarse optimista sobre el futuro económico del país.

Como puede apreciarse, hay dos versiones en conflicto y usted tendrá que decidir a quién creerle. Esto es muy importante porque para las elecciones de dentro de dos domingos su voto dependerá de lo que usted juzgue ahora.

En su análisis económico semanal, el CEESP señala que las expectativas de las reformas apuntaban a que a partir de 2014 se verían mejores resultados en materia de inversión y crecimiento, y que éstos se fortalecerían en 2015, pero no ha sido así.

Con notorio acento crítico, asegura: “Cuando se discutían las reformas estructurales en el Congreso se dijo que con el simple hecho de aprobarlas la confianza de los agentes económicos mejoraría, estimularían la inversión y el crecimiento de la economía, y que una vez que se instrumentaran serían mayores los beneficios”.

Expone que a pesar de que el primer trimestre la economía mostró un ritmo de avance ligeramente mayor al del año pasado, al ubicarse en 2.5 por ciento de aumento, se trata de un débil comportamiento de la actividad económica, y no anticipa un repunte importante para los siguientes meses.

Incluso el CEESP argumentó que el crecimiento ha resultado inferior al pronóstico de los especialistas del sector privado, que según la última encuesta del Banco de México anticipaban un avance de 2.6 por ciento para el primer cuarto del año.

Sobre el asunto, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera Vega, añadió que si se compara el avance del primer trimestre con el periodo inmediato anterior se ubica en solo 0.4 por ciento.

“Cualquiera que sea el punto de referencia -concluyó-, el resultado es el mismo: hemos perdido dinamismo como resultado de las dificultades que la actividad económica ha enfrentado en el arranque del año”.

Pero el presidente Peña Nieto ve las cosas de una manera diametralmente distinta. Para él “seguimos teniendo una creciente aceleración de nuestra economía’’. Y por lo mismo dijo que con las reformas ‘‘el gobierno de la República se mantiene firme en el proyecto de nación que hemos postulado y que se está viendo en los resultados’’.

Peña hizo su aseveración no obstante que horas antes, la Secretaría de Hacienda había anunciado un nuevo ajuste ni más ni menos que de medio a la baja en la previsión de crecimiento para este año.

Pero el presidente estaba sencillamente optimista. ‘‘Seguimos teniendo una creciente aceleración de nuestra economía, especialmente en el mercado interno y también en nuestras exportaciones’’. Según él, la Secretaría de Economía le había pasado un dato sobre una captación ‘‘histórica’’ de 7 mil millones de dólares por inversión extranjera directa en el primer trimestre de este año, sin precedente en un periodo similar.

Para no pocos analistas, las elecciones en puerta podrían terminar en una suerte de referéndum sobre la administración de Peña Nieto. ¿Usted cree que en realidad hemos avanzado en materia económica o más bien seguimos yendo para atrás?

No soy mago pero sé que la respuesta está en sus propios bolsillos.

You may also like