Acarreados al examen

Percepción Política

*Juan Manuel Magaña

La Secretaría de Educación Pública ha refinado los métodos del acarreo del PRI. Y no cabe duda que como alumna superó al maestro.

Con tal de “evaluarlos” sin resistencia, metió a una bola de maestros a uno de los hoteles más espectaculares, más escenográficos y desde luego caros de Acapulco: el Princess Mundo Imperial.

Aquí no se trató ya de la cajita feliz con la torta, el Boing y el plátano, sino que incluso hubo gastos pagados para todos los mentores en restaurantes del escenográfico hotel, como ese que se llama Chula Vista.

Leo un reporte que dice que los maestros ganan unos 4 mil pesos mensuales, aproximadamente. En el Princess -otros profesores fueron alojados en los hoteles vecinos Fairmont Pierre Marqués y Resort Mundo Imperial- la noche sale (vara-vara) en arriba de dos mil pesos. Más de la mitad del salario de un mentor, por una cama en una noche.

¿Se entiende lo inmoral del asunto?

Ante posibles manifestaciones por parte de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) en las inmediaciones del Forum Mundo Imperial, en ese triángulo paradisiaco de hoteles, unos seis mil elementos de la Policía vigilaron que nada perturbara la buena estancia de los 3 mil 14 docentes acarreados. Es decir, a la fuerza con la fuerza pública.

¿Por qué inmoral? Porque para subir salarios el gobierno dice que no tiene. Pero para sobornar voluntades está lista la chequera y no repara en gastos, contradiciéndose a sí mismo. Todo, con tal de dividir al gremio magisterial, apantallando a una parte y reprimiendo a la otra.

Dijimos el otro día que el examen es muy malo y que contiene hasta faltas de ortografía. Vamos, ni siquiera creo que lo pueda pasar el propio secretario Aurelio Nuño, quien al parecer ni siquiera le echó un ojo para darle su visto bueno, lo cual sería faltar a su deber.

Pero la conclusión es que no se trata de evaluar sino de fregar a los más que se pueda. Quién iba a ir así por su propia voluntad al matadero. Pero tal parece que un acapulcazo lo facilitó.

Al final, sin embargo, hubo jaleo y la evaluación docente derivó en una situación caótica, que derivó en la suspensión parcial. Autoridades de la SEP reconocieron que profesores que realizaban el examen realizaron una protesta y “desconectaron un número indeterminado de computadoras”, más de 300 según versiones.

El inflexible y candidateable Aurelio Nuño Mayer -que trae atrás de sí todo el poder del Estado- afirmó que pese al “intento de sabotaje” la aplicación de la evaluación continua, y anunció que se promoverán acciones tanto administrativas como penales contra los responsables. Según él había mil 950 maestros en la aplicación del examen. Agregó que poco más de mil son los que no pudieron continuar con la prueba, pero que la harán en estos días.

A lo mejor, éstos últimos se ganaron otra bendita noche en el Princess.

*Periodista