Aksenti Danza Contemporánea se presentará en el Palacio de Bellas Artes

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de agosto de 2015 (Maya Comunicación/Círculo Digital)   “El arte es vital para el hombre porque es lo que nos dice que somos seres humanos que sentimos. Nos sirve para sensibilizarnos y es lo que va a salvar al mundo de la situación en la que se encuentra. Ahora hay mucha violencia y el arte es la suplencia de todo esto. Muchos coreógrafos y yo estamos buscando la manera de sensibilizar a la gente y de llegar a sus corazones”.

 

Lo anterior fue señalado por Duane Cochran, director de Aksenti Danza Contemporánea, agrupación que se presentará en el Palacio de Bellas Artes el lunes 10 de agosto a las 20:00 horas con Notas urbanas, espectáculo que plantea la situación que actualmente atraviesan las relaciones humanas. “La tecnología las ha afectado mucho y hay una falta de comunicación. Notas urbanas trata, de manera abstracta, lo que pasa en una gran ciudad, para que los espectadores sientan diferentes estados emocionales y se identifiquen con ellos”.

 

Explicó que este programa, con el cual celebrará 40 años de su residencia en México y 25 de la compañía que dirige, integra piezas acompañadas, por primera vez y en su totalidad, por música de compositores mexicanos: Down Under, con fondos de Mario Lavista; La estación, Un recuerdo y La reunión, con música de Héctor Infanzón; El individuo, con sonorizaciones de Raúl Tudón, y El simulacro, con música de Rodrigo Sigal.

 

“Es una obra abstracta, delicada y sutil, donde hay poca utilería, porque quiero estimular con lo básico, sin tanta tecnología, sino con el sentimiento que traemos inherente. Es un regreso a lo básico para agarrar nuevamente la construcción y el vuelo. Es una reposición con pequeños cambios y adaptaciones, en la que todo sucede al mismo tiempo. Hay muchas emociones, como el amor, el desamor, la felicidad, la lucha y el conflicto”, agregó.

 

A decir del bailarín y compositor, la danza contemporánea debe tener una misión de renovación y búsqueda de formas de expresión, pero la función de cualquier artista debe ser la de expresarse y llegar al corazón del público para transformarlo. “El creador siempre expone sus preocupaciones y el público las absorbe. La propuesta de Aksenti ha pasado por muchos procesos, pero ahora he querido regresar a mi proceso creativo, a las bases y ver por dónde podría cambiar las cosas.

 

“En mis obras anteriores he utilizado video, música, teatro y danza, porque creo que una disciplina complementa a la otra. Soy muy curioso y me gusta probar cosas. Así ingresé a la danza. Llegué a México hace 40 años como músico y siempre tenía imágenes de movimiento en mi cabeza cuando interpretaba las partituras. Empecé a tomar clases de baile con Bernardo Benítez y después hice coreografía. Ahora tengo mucha inquietud por el teatro y estoy a favor de  la multidisciplinariedad”.

 

Después de 50 años de trayectoria artística y de haberse desarrollado como bailarín, coreógrafo, actor y pianista, Duane Cochran considera una necesidad ser intérprete y subir al foro. “Si yo no hubiera estado estos años en este maravilloso país, no hubiera podido realizar tantas cosas que he hecho. Me encanta el intercambio con el público y actuar, porque saco demonios de mí. Como creador llego a la gente, algo que debe hacer la danza a nivel mundial. Creo que nunca hay que quitar el dedo del renglón y siempre hay que perseverar, ser insistente y tener la necedad de creer en uno mismo”, finalizó.