Alemania llama a Irán y Arabia Saudita a mantener el diálogo

BERLÍN, 4 de enero, ( CÍRCULO DIGITAL ).– El gobierno de Alemania lanzó hoy un llamado a Arabia Saudita y a Irán para que no rompan el diálogo a pesar de las crisis actual, luego de que ambos países están enfrentados pues quieren para sí el liderazgo en Medio Oriente.

El portavoz oficial del gobierno alemán, Steffen Seibert, dijo en conferencia de prensa, “llamamos a los dos países para que aprovechen todas las posibilidades de mejorar sus relaciones bilaterales” y pidió que retomen el diálogo.

Enfatizó que la relación entre los dos países es de “importancia fundamental” para la crisis de Siria, de Yemen y para la estabilidad de toda la región. “Somos de la convicción que debe permancer abierta la puerta de la diplomacia”.

El portavoz oficial apuntó que el gobierno alemán no tiene la intención de detener las importaciones de productos de Arabia Saudita a Alemania.

Diversas voces en el país europeo, principalmente procedentes de los dos partidos de oposición, Los Verdes y La Izquierda, demandaron al gobierno alemán detener de inmediato la exportación de equipo militar a Arabia Saudita a causa de la ejecución de 47 sunitas, entre ellos un prominente clérigo de esa vertiente del islamismo.

El gobierno alemán informó que no lo haría porque esas exportaciones alemanas a Arabia Saudita son ya muy restrictivas y se limitan a equipo militar de defensa.

Arabia Saudita es sunita mientras que Irán es chiíta. Después de que el gobierno de Riad anunció la ruptura, Bahrein, Sudán y Emiratos Árabes Unidos dieron a conocer su decisión de romper, interrumpir o congelar sus relaciones con Irán.

De acuerdo con las últimas noticias en el portal web del semanario alemán Der Spiegel, Arabia Saudita rompió también las relaciones comerciales y económicas con Irán.

La televisión alemana de derecho público dijo que el gobierno sudanés rompió relaciones con Irán debido a la “barbarie del ataque” contra la Embajada de Arabia Saudita en Teherán.

Emiratos Árabes Unidos llamó a su embajador en Teherán, y redujeron el número de diplomáticos iraníes que pueden estar acreditados en el país.