AMLO arrancará campaña de Sheinbaum el viernes

Glorieta de Colón

Alejandro Lelo de Larrea


El próximo viernes, en Xochimilco, el presidente Andrés Manuel López Obrador arrancará, de facto, la campaña de Claudia Sheinbaum rumbo al 2024, en una decisión política que viene precedida de la fuerte derrota de la jefa de Gobierno en los comicios del 6 de junio pasado.

Precisamente ese fue el punto de quiebre para que López Obrador decidiera anticipar la sucesión presidencial, apenas un par de semanas después de aquella elección, porque si no lo hacía Sheinbaum se iba a hundir en ese remolino de su derrota. Sólo el presidente podía salvarla, y era la única forma: adelantar los tiempos políticos.

Pero esa decisión también trae riesgos enormes consigo, pues por ir tan anticipada y generar la percepción de que está más ocupada del 2024 que de gobernar la Ciudad de México, cualquier error de Sheinbaum le será castigado doblemente por la ciudadanía. Pero además, hay miles de problemas cotidianos en esta gran urbe: inundaciones, contaminación, calores, basura, falta de bacheo, inseguridad. Todo eso contra lo que no podrá Sheinbaum.

Y lo peor, es que con Martí Batres como secretario de Gobierno, en la CDMX ya se percibe una mano dura contra movimientos democráticos y contra las libertades, en especial al poniente de la capital, donde arrasó la oposición.

López Obrador tendrá que jugar contra su propia baja aprobación en la CDMX, así como la de Sheinbaum, a quien hoy reprueba casi la mitad de la población, según una encuesta de Consulta Mitofsky: de abril a agosto, cayó del 63.2% al 53.4% de aprobación. Y sigue bajando. Pero López Obrador va peor: tiene menos de la mitad de calificación positiva: el 49.9%.

Lo que no quiere el presidente es que la baja aceptación de Sheinbaum la capitalicen quienes le compiten, sea Ricardo Monreal, sea Marcelo Ebrard o incluso Adán López, titular de la Secretaría de Gobernación, y a quien ve como la opción b para ser candidato presidencial de su movimiento.

Ésta de Xochimilco será la primera de muchas giras que en las próximas semanas realizará López Obrador por la Ciudad de México, en la primera etapa de campaña presidencial de Sheinbaum, y de lo cual daremos cuenta de manera permanente.

 

Granaderos que no son granaderos en MC

Eso de que Sheinbaum eliminó a los granaderos en la CDMX, insistimos, es puro cuento. Es el gatopardismo que predomina en la cuatrote: cambiar para seguir siendo igual.

Los granaderos persisten, ya no se llaman así, pero son los mismos y con las mismas actitudes represivas, violentas, antidemocráticas, contra las libertades.

Ayer ocurrió un nuevo intento de represión de esos granaderos que no son granaderos contra el Movimiento del Pueblo de La Magdalena, que se opone a la construcción de una sucursal del Banco del Bienestar, en un espacio público que le pertenece a la población de esta zona de la Demarcación Territorial Magdalena Contreras, al poniente de la CDMX.

Unos 200 habitantes de la zona se manifestaban contra la obra porque ahí estaba planeado construir una central forestal con servicio médico para apoyo de la zona. Esto porque, afirman, cuando hay alguna emergencia tardan más de dos horas en llegar y en ocasiones ni siquiera hay respuesta, sobretodo ante incendios

Ayer, mientras también exigían que les presentaran el proyecto de edificación de la sucursal bancaria referida, en respuesta, el Gobierno de Sheinbaum les mandó más de 50 granaderos para amedrentarlos, y así cesaran sus protestas. No lo consiguieron, y el Movimiento del Pueblo de La Magdalena continuará oponiéndose a la construcción de esa sucursal del Banco del Bienestar. Lo veremos.

 

Opacidad de GCDMX ante la covid-19

Persiste la opacidad en las estadísticas oficiales sobre las consecuencias de la pandemia por covid-19, en particular en el caso de la CDMX, donde muchos miles de ciudadanos no se creen los informes de la Agencia Digital de Innovación Pública del gobierno local, que encabeza José Peña Merino, a quien diputados de oposición pretenden llevar a cuentas ante el Congreso de la CDMX.

Legisladores panistas advierten que el reporte de 49 mil 940 fallecimientos “puede ser un maquillaje”, porque los investigadores Mario Romero Zavala y Laurianne Despeghel estiman que el exceso de mortalidad en la CDMX en la etapa de la covid-19 es el más elevado del mundo, y podría alcanzar las 100 mil personas fallecidas.

Ojalá que los diputados de Morena no actúen como siempre, como tapaderas de la opacidad del gobierno de Claudia Sheinbaum.