Antes que una Secretaría, la Ley de Cultura: PRD

CIUDAD DE MÉXICO, 6 DE OCTUBRE (CÍRCULO DIGITAL).– La creación de la Secretaría de Cultura que proyecta el Ejecutivo Federal debe ser antecedida por una legislación que regule a dicha instancia, defina y deje en claro la protección del patrimonio cultural de la nación, las atribuciones jurídicas de las instancias correspondientes y los derechos laborales de los trabajadores de las instituciones en la materia, destacó la diputada federal Cristina Gaytán Hernández.

“Antes de una Secretaría de Cultura, el Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en el Congreso de la Unión, va por una Ley de Cultura; debemos contar previamente con un documento que regule esa institución”, señaló la legisladora del Sol Azteca.

Ante representantes sindicales del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), así como del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) y del Sindicato de Trabajadores de la Educación (SNTE), que se dieron cita en San Lázaro, la legisladora dejó en claro que en la conformación de la Secretaría de Cultura, no se permitirá que se violenten los derechos laborales de los trabajadores de esas instancias.

Por su parte, los trabajadores destacaron que no están en contra de la creación del nuevo organismo cultural, “pero debemos ser escuchados y atender nuestras propuestas”, pues hay diversos puntos ambiguos que deben dejarse en claro, destacaron.

Juan Manuel Hernández Melchor, secretario general del Comité Ejecutivo de los Trabajadores del INAH, representante de tres mil 200 trabajadores administrativos, técnicos y manuales a nivel nacional, dijo que rechazan la propuesta presidencial en los términos en que está formulada, ya que presenta lagunas en lo referente a la permanencia del INAH y la vigencia de la ley federal que protege los monumentos arqueológicos e históricos y la ley orgánica del Instituto.

Por su parte, Uriel Amado Sánchez, de la Comisión Legislativa Nacional de los Trabajadores de Antropología, expresó que luego de hacer un estudio minucioso de la iniciativa presidencial, advierten que de alguna manera reforma 20 disposiciones en materia de patrimonio cultural, entre ellas la Ley General de Bienes Nacionales y la Ley Orgánica del INAH.

“El artículo 2 en su fracción XI plantea que la Secretaría de Cultura atraerá la atribución que tiene el INAH relativa a la presentación de los expedientes para las declaratorias de zonas y monumentos paleontológicos, arqueológicos e históricos que tiene que emitir el Ejecutivo federal. Asimismo, hará el diagnóstico de las instituciones culturales atendiendo los principios de racionalización administrativa, austeridad, eficiencia y la no duplicidad de funciones”, dijo.

Aclaró que no están en contra de la creación de la Secretaría de Cultura, pero primero es necesario revisar cuáles van a ser las necesidades específicas que van a tener las instituciones culturales (INAH e INBA) en torno a la conservación y protección del patrimonio cultural.

En su oportunidad, Carmen Vázquez, secretaria general del Comité Ejecutivo del INBA, señaló que la iniciativa del Ejecutivo Federal no define con claridad un proyecto cultural nacional que beneficie el desarrollo del país, preserve su identidad y el patrimonio artístico e histórico.

“Consideramos que esta iniciativa no representa el objetivo ni carácter social de la cultura en el país, se rompe el vínculo educación y cultura, y modifica las funciones y atribuciones de su ley de creación, lo cual debilita a la institución”, manifestó.

Por su parte, el diputado del Sol Azteca, Waldo Fernández, se pronunció a favor de que no haya ninguna reducción al presupuesto en arte y cultura, y expresó su preocupación de que el secretario de cultura sea quien tenga la última palabra en la toma de decisiones para determinar las zonas culturales, ya que eso es algo muy complejo que actualmente está en manos de organismos autónomos formados por especialistas.

La diputada Cristina Gaytán Hernández destacó que desde el Partido de la Revolución Democrática se dará seguimiento a la total transparencia de los recursos destinados a la cultura y se dará un total apoyo a los trabajadores, docentes e investigadores de los dos institutos para la defensa de sus derechos laborales.

Refrendó que primero se trabajará a favor de una Ley de Cultura que deje en claro las atribuciones de una nueva instancia antes que la creación de la misma, para lo cual establecerán pláticas y mesas de trabajo con especialistas.