Arraiga sospecha de corrupción en gestión de Elías Azar

By

Redacción Círculo Digital/Ciudad de México.- La respuesta de la Judicatura del Distrito Federal ante una queja por presuntos conflictos de interés y sospechas de corrupción en una de las salas penales del Tribunal Superior de Justicia en la Ciudad de México, pone en entredicho la imparcialidad y la probidad del sistema de justicia que encabeza el magistrado Edgar Elías Azar.

El 12 de enero pasado, el empresario Gustavo Etably, presidente del Grupo Lácteos Cerro Grande, presentó una queja administrativa en contra del magistrado de la Sexta Sala Penal Ramón Alejandro Setíes Carriles, por haber favorecido en una sentencia de apelación en 2013 a un empresario chihuahuense acusado de fraude.

Etably, quien presentó un litigio contra Omar Baeza Fierro por fraude específico se quejaba de la relación que mantenía la defensa del demandado con el magistrado Sentíes y advertía al Consejo de la Judicatura local que en un nuevo proceso penal en curso en contra del mismo empresario, la Sexta Sala Penal podría encargarse de la apelación del caso y liberar de nueva cuenta al inculpado.

Once días después de haber presentado la queja, en donde se involucraba al presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Edgar Elías Azar en un conflicto de interés, los temores del empresario Gustavo Etably se han hecho realidad, y será la Sexta Sala Penal la que atienda el “recurso de apelación interpuesto” por la defensa de Omar Baeza Fierro.

En la denuncia que presentó Gustavo Etably ante el Consejo de la Judicatura se lee lo siguiente:
“Días después de que detuvieran a Omar Alejandro Baeza Fierro (septiembre de 2013), se comunicó conmigo el señor Luis Carlos Baeza Fierro, hermano de Omar Baeza, para decirme de manera textual que ellos y especialmente el abogado de su hermano, José Luis Nazar Daw, tienen una relación muy cercana con el magistrado Ramón Alejandro Sentíes Carriles y con el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Edgar Elías Azar, razón por la que no iban a hacer pago alguno del adeudo contraído y que sólo esperarían a que el magistrado Ramón Alejandro Sentíes Carriles dictara la sentencia para que el procesado fuera excarcelado.”

En otro apartado del documento que tiene en su poder la Judicatura local, Etably asegura que luego de que Sentíes Carriles dejara en libertad a Omar Baeza, éste se comunicó con él y le dijo que había sido gracias al acuerdo que tenía con el magistrado de la Sexta Sala Penal.

“Te lo dije, mis abogados y yo tenemos un acuerdo con el magistrado Sentíes, yo sabía que iba a quedar libre, me costó bastante dinero, pero es más barato que pagar lo que te debo, además es pública la relación del titular del despacho que me defiende, José Luis Nasar, con el presidente del Tribunal del Distrito Federal.”

Omar Baeza Fierro fue sentenciado de nueva cuenta por fraude en noviembre de 2014, y de acuerdo con lo que expresó Gustavo Etably en la queja ante la Judicatura local, el hermano del acusado, Luis Carlos Baeza Fierro, le habría dicho al propio empresario que su hermano saldría pronto, que sólo habría que esperar a que la Sexta Sala se ocupara del proceso de apelación.

“Como ya sabes de nuestras relaciones […] pudiste constatar que el asunto de la detención anterior de mi hermano, se radicó en la Sexta Sala Penal […] por lo tanto sólo estamos en espera de que este asunto se radique en la misma Sexta Sala Penal con el magistrado Sentíes o alguno de los miembros de la misma sala, para que una vez más deje libre a Omar, y por supuesto eso nos sale más barato que pagarte lo que te debemos. Ya sabes que nuestros asuntos los resuelven muy rápido.”

El “temor fundado” de Gustavo Etably se hizo realidad el pasado 23 de enero, cuando la Sexta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, le informó oficialmente que sería en esa sala, y bajo el amparo del magistrado Alejandro Sentíes Carriles, donde se resolvería el recurso de apelación de Omar Baeza Fierro.

You may also like