Barruntos de división en el PRI de Oaxaca a causa de la candidatura

CIUDAD DE MÉXICO, 2 de diciembre, ( CÍRCULO DIGITAL ).– El Partido Revolucionario Institucional (PRI) vuelve a navegar sobre aguas turbulentas en Oaxaca.

Como hace cinco años, cuando la división lo llevó a la derrota ante la candidatura aliancista del entonces pejista Gabino Cué, en esta ocasión se han lazado dos precandidatos, uno de cada uno de los bandos priístas: Alejandro Murat Hinojosa por el de José Murat y Eviel Pérez Magaña por el de Ulises Ruiz Orozco.

El primero, hijo del ex gobernador, renunció el lunes a la dirección general del Instituto del Fondo Nacional de Vivienda de los Trabajadores (Infonavit) para postularse a la candidatura a fin de ocupar el cargo que tuvo su padre de 1998 a 2004.

Y el segundo, senador de la república, anunció que este mes se separará del cargo a fin de hacer campaña y volver a aspirar al palacio de gobierno como lo hizo en 2010.

Su derrota fue causada por muchos elementos.

El principal fue el gran padrinazgo de Andrés Manuel López Obrador a Cué Monteagudo, quien hoy no baja de dictador porque trata de meter en cintura a los maestros que han destrozado la educación de Oaxaca durante 23 años.

En adición, Pérez Magaña enfrentó la traición del grupo muratista, quienes de plano se aliaron con el entonces candidato de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD), Movimiento Ciudaano ()MC) y del Trabajo (PT).

Aun así, el margen no fue tan amplio.

-Es una gran responsabilidad. Lo hago de manera institucional porque soy puntero en todas las encuestas, estoy a 12 puntos del segundo lugar y por cierto no es Alejandro -declaró Eviel.

La situación se torna complicada para el dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, porque no está contemplada en las convocatorias ninguna contienda interna.

En todos los casos se impulsan candidaturas de unidad y este proceso arrancará en Durango.