Cárteles mexicanos mueven el 50% de la heroína en EU

Ciudad de México, 21 de abril 2015 (Círculo Digital).- Los cárteles mexicanos de la droga se han adueñado en la última década del 50 por ciento del mercado de la heroína en Estados Unidos.

Además, datos oficiales del gobierno norteamericano arrojan una cifra preocupante: ante el declive de sus competidores colombianos y la mayor agresividad de las organizaciones mexicanas, el cártel de Sinaloa, Guerreros Unidos, Jalisco Nueva Generación y Los Zetas, entre otras agrupaciones, se embolsan todos los años el equivalente a 206 mil millones de pesos solo por la venta y trasiego de heroína.

Es casi tanto dinero como el que gastó el país en educación en 2015 y más de tres veces el presupuesto de la Secretaría de Defensa Nacional. Equivale al producto interno bruto entero de estados como Morelos, Aguascalientes, Zacatecas o Nayarit.

“Los números más recientes nos decían que 51 por ciento de la heroína que se consume en Estados Unidos venía de Sudamérica, mientras que 49 por ciento venía de México. Pero esos datos son de hace dos años. Ahora vemos que se han repartido 50 y 50 por ciento”, dijo Dennis Wichern, agente especial de la DEA a cargo de la división de Chicago al Diario Milenio

En su reporte ‘Lo que Gastan los Americanos en Drogas Ilegales 2000­-2010’, dado a conocer en febrero del año pasado, la Oficina Nacional de Política Antinarcóticos de la Casa Blanca (ONDCP) estimó que los estadunidenses destinan 27 mil millones de dólares a comprar heroína cada año. Kilo por kilo, es la droga más cara del planeta. A manera de ejemplo, el precio de un gramo puro puede alcanzar en la calle hasta 465 dólares.

Gracias a la perspicacia empresarial con la que el cártel de Sinaloa y Guerreros Unidos han logrado establecer una envidiable logística de producción-­transporte­-venta, Chicago y parte de Estados Unidos nadan hoy en heroína.

Las estadísticas oficiales apuntan a que en algún punto de la última década, una marejada de heroína inundó ambos países, generando efectos económicos y de salud pública en cascada en comunidades tan distantes como Iguala y Milwaukee.

En México, su producción está por los cielos, lo mismo que la importación de medicamentos para tratar su adicción. En Estados Unidos, el que vuela es su consumo.

En nuestro país, el Reporte Mundial de Drogas de la ONU para 2015 estima que la producción ilegal de amapola —de la que se deriva la heroína— ha llegado a máximos históricos, con 11 mil hectáreas de plantíos disponibles.

La Oficina Nacional de Política Antinarcóticos de la Casa Blanca calculó, apenas en febrero pasado, que la producción de heroína en México entre 2006 y 2012 llegó a 210 toneladas métricas. Al precio corriente en las calles estadunidenses, sería el equivalente a 12 mil millones de dólares o todas las exportaciones agropecuarias del país en 2013.  (Con información de Milenio)