Chaquetazos en Colima

By

PERCEPCIÓN POLÍTICA / En Colima, el candidato a gobernador que iba a ser del PAN se lo quiere llevar el PRI. Aquí no se trata de ideología ni de principios, sino de intereses, encuestas y pragmatismo de por medio.

El presidente municipal de Manzanillo, el panista Virgilio Mendoza, ha sido hasta ahora un precandidato -por lo visto en venta- que va arriba en las encuestas. Y ya manifestó su decisión de que no va a participar por el PAN, pues hay en el PRI interés de que sea su abanderado.

El PRI y el PVEM han tenido hasta ahora como prospecto al ex subsecretario de Comunicaciones de la SCT, Ignacio Peralta. Por lo visto, no tendrían escrúpulo alguno en sacrificarlo para contender con un candidato presuntamente ganador.

Desde hacia diez días Virgilio no le toma las llamadas a Gustavo Madero ni a nadie en el PAN. Según esto, nadie sabía por qué. Pero como el chaquetazo ya es un hecho evidente, el PAN no ve otra salida más que habilitar como bateador emergente por la gubernatura de Colima a su coordinador de senadores, Jorge Luis Preciado.

 

No la tiene fácil el PAN ni Preciado. Por un lado, éste tendría que dejar la coordinación de los senadores y eso abre un resquicio para que los calderonistas intenten meterse y reclamar posiciones con presupuesto e influencia.

 

Por otro lado, Virgilio, convertido al priismo, tiene más popularidad que Preciado y que cualquiera.

 

Pero el PAN quiere meterse a la competencia y dice que Preciado es buen candidato… aunque con sólo 25 por ciento de aceptación.

 

La directiva del PAN, encabezada por Madero, tratará de aguantar lo más que se pueda para que Preciado pida licencia como senador y deje la coordinación de la bancada. Sabe que, de inmediato, los calderonistas la van a pelear.

 

Hay por lo menos seis o siete senadores que levantarían la mano, por decirlo suavemente. Entre ellos están Roberto Gil Zuarth, el eterno perdedor Ernesto Cordero, el actual vice coordinador Fernando Herrera, el “disidente” Javier Corral, el ajonjolí de todos los moles Hector Larios y el inútil como contralor federal de Salvador Vega Casillas.

 

Anoche, la dirigencia panista todavía planeaba la estrategia adecuada para evitar el desmadre. La salida más viable era que el senador Fernando Herrera, quedara temporalmente como “encargado del despacho” de la coordinación senatorial, en lo que Preciado va por Colima, hace campaña y le vencen, para al final regresar como perdedor.

 

You may also like