Coahuila, segunda con menor informalidad, presume Moreira

CIUDAD DE MÉXICO,  18 de febrero (Círculo Digital).—El Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, sostuvo una reunión con Thomas Wissing, Director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a quien le resaltó que la entidad que encabeza es la segunda entidad del país con menores índices de informalidad.

Lo anterior, como parte del seguimiento al encuentro sostenido por el Mandatario Estatal en las oficinas centrales de esta organización, en Ginebra, Suiza, durante su gira de trabajo realizada hace algunos días.

La Organización Internacional del Trabajo tiene como objetivos promover los derechos laborales, fomentar oportunidades de trabajo decente, mejorar la protección social y fortalecer el diálogo al abordar los temas relacionados con el trabajo.

Así, en la reunión, el Gobernador Rubén Moreira dio a conocer los avances que en materia laboral se tienen en Coahuila, como lo son los salarios y la seguridad social.

Acompañaron al Gobernador la Secretaria del Trabajo Norma González y el representante de Coahuila en la Ciudad de México, Eduardo Olmos Castro.

El Gobernador Rubén Moreira informó acerca de los avances que presenta Coahuila en materia laboral, siendo la segundo entidad del país con menos informalidad.

“Coahuila fue reconocido hace algunos días como el tercer estado que más aportó el año pasado al crecimiento económico del país”, explicó el Gobernador Rubén Moreira, “eso nos llena de orgullo, pero es además un compromiso de seguir trabajando por dar a las y los coahuilenses trabajos formales y bien remunerados”.

También se realizó una presentación donde se dio a conocer que Coahuila es líder en la producción de vehículos; carros de ferrocarril; plata, así como en las industrias del carbón, del acero, agroalimentario, cervecero, entre otros.

Se dio a conocer los operativos constantes que mantiene la Secretaría del Trabajo en renglones productivos como lo son la industria del carbón, la del transporte, la del agro, para regularizar la situación laboral de los trabajadores, obligando a los patrones a darles seguridad social y en general las prestaciones de ley.