Congreso, castillo de la ‘pureza’

Congreso, castillo de la 'pureza'
Congreso, castillo de la 'pureza'

Tiempos Líquidos

“Tomo diario, pero no se me ha hecho vicio”… Adagio popular

Bien dicen que el mundo está lleno de buenas intenciones, pero eso de querer que feli… pillo Calderón, Manuel Espino, el niño verde, Félix Salgado Macedonio; el vocalista de Zoe, Roberto Sosa; las ladies de Polanco, María Vanessa Polo Cagiga y Azalea Ojeda; el ex jefe delegacional de Magdalena Contreras, Eduardo Hernández; Jesús Silva Herzog y Fabián Lavalle, el de las chicas buena onda, dejen el frasco es una injusticia. ¿Qué no saben sus colegas diputados  que la condición humana no es medible y ahora que algunos miembros de la LXII legislatura quieran evitar que los legisladores lleguen tomados a las  sesiones, seguramente moverá a toda una serie de ONG que consideran  que están atentando contra sus derechos  humanos.

La propuesta  de la diputada priista y secretaria del partido sobre la ética parlamentaria, Carolina Monroy, que busca elevar la productividad legislativa, fortalecer la honorabilidad, la decencia y los valores cívicos, debe calar en el ánimo de los 500  diputados, ya que el solo hecho de que no lleguen “jibaritos” por  ingerir  tequila, xtabentum, vodka, brandy y ron será un éxito, la iniciativa habla bien  de la formación de los legisladores mexiquenses y sus  buenas conciencias, todo ello para lograr además la disminución de  1.5 millones de bebedores en el país y 465 mil en situación crítica, que ubica a México como  el cuarto consumidor  de alcohol a nivel latinoamericano.

La propuesta nada tiene que ver con el dispendio económico de la Cámara, ¡no señores¡, se trata de que el Congreso sea el Castillo de la Pureza, un simil de la película filmada en  la década  de los 50, donde Arturo Ripstein y José Emilio Pacheco muestran una acontecimiento  real  de cómo hay que alejarse  del mundo exterior.

La  diputada Monroy  no aborda el costo social que significa la desintegración familiar, suicidios, divorcios, separaciones de la pareja, choques automovilísticos por  la adicción al alcohol; es también en este contexto  una llamada de atención  para  el sector  femenino , el cual ha crecido en consumo de un 53 a un 62.6 por ciento, según las últimas encuestas.

Adquiere además una dimensión mayor si se consideran las tendencias de morbilidad y mortalidad, sus efectos se dejan sentir en enfermedades como la diabetes mellitus, las nefropatologias, cardiopatías, daño al hígado, vías biliares, entre otros males asociados.

El problema del alcoholismo sin duda toca las parte más sensibles de la sociedad: los jóvenes;  sin duda, la iniciativa marca un parteaguas  en favor de lo mejor del país, ya que muchos de ellos manifiestan su  personalidad a través del consumo de estas bebidas. Es un buen momento para que los legisladores realicen una cruzada en el abatimiento del alcohol en México.

Sin duda, esto sentaría un precedente  verdaderamente positivo , entrar en discusiones bizantinas   no sirve para nada,  la sociedad  pierde su capacidad de asombro cuando conoce  el costo de  las elecciones de este año, que fue superior  a los  30 mil millones de pesos, para elegir 9 gobernadores, presidentes municipales y   500 diputados, todos ellos cuestionados en todos los frentes; ojala esta iniciativa les permita lavarse la cara  y como dice el adagio popular: “el que es buen juez por su casa  empieza”.

*Periodista