Crecimiento y comicios, corto circuito

JUAN MANUEL MAGAÑA Periodista... Ex jefe de redacción en el extinto diario El Día y en el concepto multimedia Detrás de la Noticia... Ex jefe de información del extinto diario El Nacional y los noticiarios Hoy por Hoy, en W Radio; Contraportada, en Radio Fórmula, y Primero Noticias, en Televisión... Actitud: pensar como reportero, actuar como reportero, vivir como reportero... Website: www.mensajepolitico.com E-mail: maganapalace@yahoo.com.mx

Percepción política

La economía mexicana se encuentra en un tobogán y prácticamente no hay una sola condición que le favorezca. Peor aun, los riesgos que plantean las elecciones intermedias hacen corto circuito con los deseos de crecimiento.
Analistas consultados por el Banco de México (Banxico) redujeron por octava ocasión su previsión del crecimiento económico y también subieron su estimación del tipo de cambio para este año.

Las expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto de este 2015 cayeron en relación con la encuesta de marzo, de 2.95 a 2.88 por ciento, y para el próximo año de 3.51 a 3.40 por ciento. Dos años ya de malas noticias y contando.

En enero se creía que para este año habría un avance del PIB de 3.29 por ciento. Pero en febrero los analistas no sólo ajustaron por sexto mes consecutivo la expectativa del crecimiento económico de este año, sino también la de los años 2016, de 3.80 a 3.63, y de 2017 de 3.98 a 3.93 por ciento.Con este octavo recorte sobre los estimados de la economía mexicana hubo a la par ajustes a la baja en Estados Unidos, donde se pasó de una previsión de 2.93 por ciento de crecimiento en marzo a 2.81 por ciento en abril, con también ocho revisiones al hilo en descenso.

En cuanto al tipo de cambio, los analistas estiman que este año, el valor del dólar terminará en 14.97 pesos, contra 14.79 unidades calculado en la encuesta de marzo. Y para 2016 esperan un paridad de 14.76 pesos frente a los 14.69 pronosticados en el sondeo anterior.

Este deterioro de los indicadores no es una mera cuestión subjetiva de los analistas mexicanos. También Bank of America Merrill Lynch recortó su estimación de crecimiento para este año de la economía mexicana a  2.5 por ciento, desde 2.8 por ciento estimado previamente; cálculo más bajo aun que el de los analistas de México, pues se considera que el ritmo de la recuperación se ha desacelerado ya.

Al igual que lo hicieron los analistas consultados por el Banco de México, la correduría estadounidense redujo incluso su proyección de crecimiento del PIB a 3 por ciento, desde 3.2 por ciento estimado previamente para 2016.
El punto interesante es que la firma enumera una serie de riesgos internos para nuestra economía tales como el ruido político que crecerá con miras a los comicios electorales próximos. Bastaría con ver cómo Jalisco se unió este fin de semana a estados decididamente conflictivos para estas votaciones como lo son Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Tamaulipas.
Ayer mismo, en Guerrero, el candidato del PRD a la Alcaldía de San Miguel Totolapan, Juan Mendoza Acosta, sostuvo que fue levantado presuntamente por un comando armado. El hecho ocurre luego de que apenas el 1 de mayo el candidato del PRI a la Alcaldía de Chilapa, Ulises Fabián Quiroz, fue asesinado por un comando armado en la comunidad de Atzacoaloya.
En este municipio, una candidata de Morena abandonó sus aspiraciones de contender y la semana pasada un comando armado encañonó al candidato de Movimiento Ciudadano al Gobierno de Guerrero, Luis Walton.
Otros riesgos son el que las reformas estructurales se mantengan en un periodo incierto de implementación; y una caída adicional en la producción de petróleo en deterioro de las finanzas públicas y el crecimiento.
También hay riesgos externos como un crecimiento menor a lo esperado en el PIB de Estados Unidos (lo que pega todavía más a nuestras exportaciones), una normalización desordenada allá de la política monetaria, además de los bajos precios del petróleo.
El destino económico del país es reiteradamente manifiesto para este año y el próximo: la mediocridad, que ya lleva más de tres décadas.