Cristina Fernández bromea con acento chino en twitter

Buenos Aires, Argentina, 5 de febrero 2015 (Círculo Digital).- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, causó revuelo en las redes sociales tras bromear en su cuenta de twitter con un mensaje en donde utiliza un acento con el que los países de habla hispana identifican a los chinos.

La mandataria argentina escribió en la red social: “Más de 1.000 asistentes al evento ¿Serán todos de “La Cámpola” y vinieron sólo por el aloz y el petlóleo?”, reemplazando la letra “r” por la “l”, aludiendo a la supuesta pronunciación de los chinos.

El mensaje fue retuiteado más de 2.300 veces y marcado como favorito por más de 1.200 usuarios, que convirtieron el tema en una de las tendencias del día.

La presidenta hizo referencia así al foro de negocios en el que participó junto a empresarios de ambos países en Pekín, durante su gira en el país asiático.

Por su parte, el Gobierno chino dijo hoy que “cada país tiene sus prácticas al administrar internet”, con respecto al tweet que fue considerado “ofensivo” por algunos internautas chinos.

El portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores Hong Lei se refirió así, en rueda de prensa, a los comentarios de Fernández en Twitter ayer: “Cada país tiene sus prácticas en la administración de internet. Eso queda dentro de la soberanía del país”.

De esta manera, Fernández de Kirchner apuntó a los opositores a su gobierno, que en general sostienen que quienes asisten a sus actos públicos a apoyarla son de “La Campora”, la agrupación juvenil política que tiene como máximo referente a su hijo Máximo.

“Sorry. ¿Sabes qué? Es que es tanto el exceso del ridículo y el absurdo, que sólo se digiere con humor. Sino son muy, pero muy tóxicos”, siguió la presidenta en twitter desde China, donde busca atraer inversiones para Argentina.

Los usuarios de la popular red social realizaron todo tipo de comentarios, mientras algunos seguidores se lo tomaron con humor, otros manifestaron su “indignación” al considerarlo “una falta de respeto”, “racista” y “desafortunado”. (DPA)