"O estamos muy divertidos o acabamos en el psiquiatra", exclamó Lorenzo Córdova, luego de burlarse de cómo hablaba un indígena de Guanajuato que se reunió con autoridades del INE.

‘Crónicas Marcianas’ desde el INE

A todos nos gusta ser malhablados y, de hecho, lo somos. Pero si Lorenzo Córdova cree que por traer siempre en la boca el “no mames, cabrón”, eso lo hace superior en lenguaje a un indígena, está pero bien… equivocado.

By

A todos nos gusta ser malhablados y, de hecho, lo somos. Pero si Lorenzo Córdova cree que por traer siempre en la boca el “no mames, cabrón”, eso lo hace superior en lenguaje a un indígena, está pero bien… equivocado.

Ser malhablados es a menudo muy sabroso. No hay por qué persignarse. Eso le da color muchas veces a nuestra manera de expresarnos. En ocasiones es sobradamente divertido. Aunque otra cosa es ser malhablado para ofender, además de no cuidar el momento, el lugar y ante quiénes se habla de ese modo. Hay, pues, circunstancias en las que sencillamente no se puede hablar tan a gusto como uno quisiera.

Lorenzo fue grabado en una conversación con uno de sus cuates, a juzgar por lo amistoso de su trato. Sabiendo que era en forma privada, Lorenzo se expresaba a su anchas. Soltó una docena de veces el “no mames, cabrón”. Igual que yo o seguramente ustedes lo harían. Aunque no tan abundantemente groseros como el personaje ese llamado Kamel Nacif, atrapado también en una conversación que sostenía con el priista Emilio Gamboa relacionada con la pederastia; le apuesto a que lo recuerda.

De la plática de Lorenzo se derivaron, a mi modo de ver dos problemas. El primero es que fue grabado el presidente consejero del INE, no Lorenzo el ciudadano común y corriente, y eso se hizo público.

El segundo es que hablando como él habla, y este es el gran problema, Lorenzo se burlara de cómo hablan los indígenas de nuestro país. Es un hecho cultural y político no superado en México: la discriminación, hasta inconsciente, por parte de los poderosos del indígena y, por extensión, de los “jodidos” como alguna vez los llamara un potentado como el Tigre Azcárraga.

La conversación de Lorenzo es ya de antología y vale la pena repasarla más allá del morbo. Veamos:

Edmundo Jacobo (EJ): Lorenzo, presidente a tus ordenes… perdóname.

Lorenzo Córdova (LC): ¿Puedes hablar?

EJ: Sí.

LC: Voy camino al hotel, les di asesoría a los de los pueblos indígenas, no mames cabrón, hay que escribir unas crónicas marcianas desde el INE…

EJ: Sí, sí.

LC: Exactamente. No mames, desde las dramáticas reuniones con los padres de Ayotzinapa hasta esto, no mames; no voy a mentir y te voy a decir como hablaba ese cabrón: “Yo, jefe gran nación chichimeca, vengo Guanajuato, yo decir aquí o diputados para nosotros o yo no permitir tus elecciones”. Cuando te estoy diciendo… Este güey, yo no sé si hable así cabrón o vio mucho Llanero Solitario, con eso de toro, cabrón, no mames, solo le faltó decir “Yo, gran jefe Toro Sentado, líder gran nación Chichimeca; no mames, no mames, está de pánico; cabrón o estamos muy divertidos o acabamos en el psiquiatra. ¿Cómo va la reunión?

EJ: Vamos bien, cuando llegues me dices, Miguel Ángel ya tiene la instrucción de tomar el relevo de la reunión.

LC: Cuando llegue yo ahí, saludo, tranquilo.

EJ: Ah bueno tiene que salir luego, luego.

LC: Gracias, abrazote.

Como puede leerse, la conversación de Lorenzo, para qué negarlo, fue sabrosa, pero al parodiar a más no poder al indígena en cuestión mostró lo que él en realidad piensa de éste por su raíz étnica… y eso fue grabado y exhibido.

Lorenzo fue grabado y mostrado sintiéndose, él sí, el Llanero Solitario en su corcel blanco, con su inconsciente complejo de superioridad respecto de todos aquellos “toros sentados” que aun habitan este país.

Por lo demás, Lorenzo se pasó ayer todo el día para hasta al final comprender su error. Antes salió en falso dos veces. Salió a medios a decir primero que la grabación fue ilegal y luego para hacerse la víctima como si su cargo fuese objeto de ataques para debilitarlo.

Nada de eso era el centro del problema. Al final hizo lo correcto: ofreció disculpas reconociendo que se refirió a un líder indígena de manera desafortunada y poco respetuosa. De haber hecho eso temprano, se hubiera ahorrado muchas horas de amargura y desprestigio.

You may also like