Devolución de Guantánamo a Cuba, no está en discusión: EU

Ciudad de México, 22 de julio 2015 (Círculo Digital).- La Casa Blanca reiteró hoy que la devolución a Cuba del territorio que ocupa la base de Guantánamo no está a discusión por ahora y defendió la permanencia del canal dedicado a difundir propaganda contra el régimen de La Habana.

“Nosotros hemos sido claros de que en esta etapa no estamos interesados en cambiar la naturaleza de nuestro entendimiento en el arreglo sobre Guantánamo, aunque ellos pueden presentarlo”, dijo la asesora presidencial de Seguridad Nacional, Susan Rice.

La funcionaria recordó que el tema ha sido recurrente en sus contactos con funcionarios de la isla, al reiterar que su gobierno ha sido claro en el sentido de que por el momento este es un tema que “no tiene perspectiva”.

El pasado lunes, poco después de la reapertura de la embajada de Cuba en Washington, el canciller Bruno Rodríguez insistió en que la completa normalización de relaciones sólo será posible cuando se levante el embargo comercial y Guantánamo sea devuelto a su país.

Estados Unidos mantiene el control total sobre los 64 kilómetros cuadrados donde se asienta la base y la prisión militar al amparo del tratado de 1934 entre ambos países, según el cual, el gobierno cubano cedió al estadunidense ese terreno en renta perpetua.

Rice dijo que las declaraciones de Rodríguez en este sentido no constituyeron una sorpresa, al insistir en que este tema ha sido frecuente en sus intercambios, si bien reconoció que tanto éste como el del embargo comercial “irritan” la relación bilateral.

Sostuvo que si bien el restablecimiento de relaciones con la isla ha sido un enorme logro que parecía distante hasta hace 10 meses, “eso no quiere decir que todo ha cambiado de la noche a la mañana y que los temas que han irritado la relación hasta ahora han desaparecido de manera milagrosa”.

Respecto a Radio y TV Martí, el brazo de la propaganda oficial del gobierno estadunidense contra el régimen cubano, Rice aseveró que la situación es la misma que con la operación de Guantánamo.

“Nosotros vamos a continuar diciendo y haciendo lo que creemos que es apropiado para impulsar nuestros intereses en derechos humanos y democracia en Cuba, y no lo vamos a cambiar sólo porque así sería el deseo del gobierno cubano”, puntualizó.