Ebrard y sus golpeadores violan la Ley en San Lázaro

El ex jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard Casaubón intentó reventar la sesión de la Comisión Especial de la Línea 12 del Metro, que este domingo votó su informe semestral, en el que señala como responsables de las irregularidades en la construcción de la magna obra al propio Ebrard y a su ex secretario de Finanzas, Mario Delgado, además de que solicitan a las Procuradurías General de la República y la del Distrito Federal inicien una averiguación previa al respecto.

By

Ciudad de México, 1 de febrero (Alejandro Lelo de Larrea / Mensaje Político / Círculo Digital).– El ex jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard Casaubón intentó reventar la sesión de la Comisión Especial de la Línea 12 del Metro, que este domingo votó su informe semestral, en el que señala como responsables de las irregularidades en la construcción de la magna obra al propio Ebrard y a su ex secretario de Finanzas, Mario Delgado, además de que solicitan a las Procuradurías General de la República y la del Distrito Federal inicien una averiguación previa al respecto.

Sin previa autorización del presidente de la Comisión Especial, Marco Antonio Calzada, que encabezaba la sesión de trabajo, Ebrard tomó el micrófono para hablar ante los legisladores, con el pretexto de que no se le había concedido derecho de audiencia, y que en ese momento el diputado Ricardo Mejía Berdeja, que no forma parte de la Comisión, le había cedido su turno para hablar.

De inmediato, el diputado Fernando de las Fuentes intentó acercarse a Marcelo Ebrard, cuando un ayudante de éste le frenó el paso, le tomó el brazo y lo jaloneó. Ni un centímetro más pudo avanzar de las Fuentes, y lo alejaron de la zona donde el ex jefe de gobierno hablaba ya con un megáfono.

“Cuando el señor Ebrard tomó la palabra sin autorización del presidente, intenté acercarme para pedirle que respetara al Congreso de la Unión, y no pude ni decir nada porque uno de sus asistente se me acercó, me jaloneó y me empujó después”, contó De las Fuentes, sobre el incidente con uno de los asistentes del ex jefe de gobierno.

Ebrard, como en sus mejores días de porro en la década de los 1970, concluía su vergonzante acto de violación a la Ley de la cámara baja, como lo señaló el mismo Calzada, quien no vaciló en decir que se trató de una intentona de boicotear la aprobación del informe, a sabiendas de que no le convenía el resultado de esta.

El diputado Calzada consideró que el intento de boicot del ex jefe de gobierno es porque “se siente agredido porque no puede justificar la adquisición de unos trenes inadecuados para las vías que se construyeron”, dijo Calzada.

“Ebrard violentó la casa del Pueblo”

—Cometió alguna ilegalidad el ex jefe de Gobierno con su actitud hoy aquí en la Cámara?

—Claro, está violentando la Ley y la casa del pueblo, está es la casa de todos —respondió enfático Calzada.

Desde antes de las 11:00, hora en que estaba citada la sesión Ebrard irrumpió en el salón, sin previa invitación, flanqueado por Mario Carrillo, ex secretario de Educación Pública del DF y tío del senador Mario Delgado.

Cuando comenzó la sesión, Marcelo Ebrard se puso de pie y sacó una pancarta improvisada en una hoja blanca tamaño carta, en que con una tinta apenas perceptible se leía: “Derecho de Audiencia”.

Los diputados Ricardo Mejía Berdeja, de Movimiento Ciudadano, así como Carlos Reyes Gámiz y Aleyda Alavez, defendieron a capa y espada a Ebrard, incluso estos últimos en contra de sus electores, pues Reyes Gámiz representa a la zona de Iztacalco, y Alavez a Iztapalapa, y el cierre de la Línea 12 del Metro afectó a miles de habitantes de esas demarcaciones.

Quedó claro que Ebrard no estaba invitado, como lo remarcó el diputado del PAN Jorge Sotomayor, quien incluso fue agredido por el ex jefe de Gobierno, quien en plena sesión de la Comisión Especial le gritó “Eres un cobarde”.

Luego, el senador Mario Delgado usaría las mismas palabras para agredir a Sotomayor, mientras éste daba una entrevista a los reporteros. Adrián Michel, diputado de la ALDF y ex oficial mayor de Ebrard, no se quedó atrás, y también le dijo a Sotomayor que no fuera cobarde y que debatiera.

Entre su séquito de guaruras y asistentes, Ebrard se retiró sin evitar que se aprobará el informe que en las próximas semanas puede llevarlo a él y a Mario Delgado, a ser indiciados en un proceso penal, por las graves irregularidades ocurridas en la construcción de la Línea 12.

Así, como el ex regente Oscar Espinosa Villarreal y su secretario del Transporte, Fernando Peña Garavito en el año 2001, Marcelo Ebrard  y su ex secretario de Finanzas, Mario Delgado, podrían terminar en la cárcel.

You may also like