El crimen no respeta: ha matado casi a 100 alcaldes mexicanos

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de enero, ( CÍRCULO DIGITAL ).– La incursión del crimen organizado en la política, denominada algunos como narcopolítica, ha dejado cerca de un centenar de presidentes municipales muertos en un año, según estadística de la Asocición de Autoridades Locales de México (Aalmac).

Los hay de todos los signos, indica la estadística: priístas, perredistas, pansitas, de Movimiento Ciudadano o de otras siglas políticas.

De todas las regiones: al sur en Oaxaca, en la costa como en Veracruz, al norte en Tamaulipas o el centro en Morelos.

Y de todas las formas: a algunos los atacaron en la vía pública, a otros en la propia alcaldía como en San Luis Potosí, a otros en sus negocios o hasta en sus casa y delante de su familia, como sucedió con Gisela Raquel Mota Ocampo, de Temixco, Morelos.

Ante esta situación, las agrupaciones que afilian a los presidentes municipales exigen protocolos de protección para ellos a fin de no ser víctimas de mayores crímenes en el futuro.

El primero en adoptarlo fue el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, quien utilizó sus facultades para implementar el Mando Unico y hacerse del control de los 15 municipios más violentos de la entidad.

De acuerdo al presidente de la Aalmac, Herminio Pérez Cabrera, hasta julio pasado se tenían documentados 73 asesinatos de presidentes municipales, pero en muchas ocasiones las ejecuciones no se difunden y en 90 por iento de los casos quedan impunes.

Según su declaración, muchos alcaldes enfrentan “intimidación” y “mecanismos de presión” por parte del crimen organizado, por lo que Pérez Cabrera advirtió que ignorar esas advertencias conlleva como “costo” la vida de personas.

“Recordemos que en esta situación que prevalece en México, en el tema de seguridad, la elección que acaba de pasar fue una muestra de cómo estuvo la inseguridad en las elecciones, y es muy importante tener un respaldo de la federación en el sentido estricto de un protocolo de seguridad, en una forma de garantizar su integridad física”, concluyó

ES UN AGRAVIO A LOS POLITICOS: PRD

Alejandro Sánchez Camacho, secretario de Acción Política Estratégica del Partido de la Revolución Democrática (PRD), condenó el asesinato de Gisela Raquel Mota Ocampo, alcaldesa de Temixco, Morelos.

En conferencia de prensa, advirtió que ese hecho representa un agravio a toda la clase política del país, e “independientemente de los colores partidarios, nos tiene que convocar a cerrar filas” contra la violencia a representantes populares o funcionarios de gobierno.

Al señalar que el PRD empezó el año de luto, adelantó que propondrán al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) realizar una reunión con todos los gobernadores perredistas, para construir una agenda de trabajo en torno a sus estados, así como un diagnóstico de seguridad pública.

Además, se sugerirá un encuentro con el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, “para que nos comparta, cuidando la secrecía de la información de la investigación”, los acontecimientos que “arrebataron la vida de nuestra compañera Gisela Mota”.

Sánchez Camacho exigió una investigación a fondo para detener a los responsables no sólo materiales sino también intelectuales del homicidio.

Acompañado por Paloma Castañón, secretaria de Derechos Humanos del CEN y Enrique Vargas, secretario general del PRD en el Distrito Federal, dijo que pedirán a su Comité, que se reunirá la próxima semana, acudir a instancias de procuración de justicia y de derechos humanos.

El secretario de Acción Política del partido del sol azteca reiteró que este hecho requiere atención en los niveles más altos de las instancias federales.