El peor enemigo del PRI

Signos Vitales

Hace una semana, los representantes partidistas entregaron los spots con los que arrancarían sus campañas a la Comisión de Radio y Televisión del Instituto Nacional Electoral. En la oficina del PRI pasaron rápidamente del azoro a la indignación cuando revisaron la pausa y vieron que la propuesta blanquiazul aludía directamente a los gustos del presidente nacional del tricolor, César Camacho Quiroz, por la relojería de lujo.

La Ley del Talión

El domingo 5, en el arranque de la campaña proselitista de los candidatos a diputados federales, el ex mandatario mexiquense alzó la voz. “Vamos a ver perder a una derecha incongruente e ineficaz que paralizó al país 12 años”, reprendió, “por la frivolidad de una gestión que no supo qué hacer con el gobierno y por la terquedad de quien detonó una guerra tan violenta como absurda”.

La respuesta del tricolor tardó apenas 48 horas. Y en una burda copia de la narrativa y la beligerancia del spot panista, replicó: “Sabemos que los mochos piden moches. ¿A poco no?”.

La descalificación, más que la propuesta, es el tono de las campañas federales. La apuesta del PAN, en el arranque, tuvo un efecto demoledor: obligó al PRI a modificar su estrategia mediática e introdujo el combate a la corrupción como un tema de la campaña.

Los relojes de César Camacho. Los inmuebles de los Murat en Nueva York. El banco de César Duarte, gobernador de Chihuahua. ¿Qué importa más al electorado: la inseguridad, el desempleo o la crisis económica? Los priístas se quejan de una guerra sucia, aunque su candidata a la gubernatura de Sonora, Claudia Pavlovich, hizo exactamente lo mismo hace tres semanas, para denostar al gobernador panista, Guillermo Padrés.

Detrás de los spots panistas -cuya primera versión “Relojes y Casas” fue retirada del aire- está el equipo creativo que encabeza el publicista regiomontano Marcelo García Almaguer, secretario de comunicaciones del PAN, quien estuvo tres años al servicio del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

Ambos se conocieron hace dos décadas en Boston, cuando ambos realizaban estudios superiores ahí. Originario de Monterrey, experto en branding, García Almaguer se hizo visible para los priístas a raíz de la campaña propagandística que tuvo como protagonista al diputado Ricardo Anaya y que abrazó la bandera del combate a la corrupción.

Los intentos por anular su influencia son notorios y, en una primera instancia, estuvieron a cargo de la representación tricolor en el consejo general del INE, encabezada anteriormente por el abogado oaxaqueño José Antonio Hernández Fraguas, quien interpuso una queja contra el mandatario poblano, por la difusión extemporánea y extraterritorial de su tercer informe de labores, en enero del 2014.

Entonces, García Almaguer formaba parte del gabinete local, como titular de Puebla Comunicaciones. La Comisión de Quejas abrió el expediente 48/2014 para deslindar responsabilidades, tras de la difusión de promocionales en medios electrónicos de entidades aledañas a Puebla y la aparición de anuncios en los estadios en las Toluca, Tijuana y la ciudad de México, aunque el aforo en esas plazas de la Liga MX de fútbol profesional no excede los 30,000 espectadores, se trató de partidos en los que jugaron América, Cruz Azul y Toluca.

Primero, en el Consejo General del INE y posteriormente en la sala superior del Tribunal Superior del Poder Judicial de la Federación, Moreno Valle fue exonerado, pero García Almaguer y su equipo de trabajo fueron sancionados por la difusión de 2,662 promocionales en radio y 96 de televisión que fueron transmitidos en 25 estados ajenos de la República Mexicana, con el slogan: “Transformando Puebla”.

García Almaguer fue emplazado a presentar sus alegatos de defensa. Y a través de un abogado, argumentó que había dejado la dirección de comunicación del gobierno poblano en febrero del 2014, por lo que estaba imposibilitado para proporcionar la información solicitada por la autoridad electoral. En efecto, desde abril de ese año se incorporó al equipo del jefe nacional del PAN, Gustavo Madero Muñoz, quien dejó temporalmente ese cargo para buscar la reelección. Y en junio se incorporó al Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul, como secretario de Comunicación.

El 20 de agosto del 2014, el INE retomó el expediente y resolvió que el ex vocero de Moreno Valle transgredió el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, derivado del incumplimiento de la obligación de proporcionar, en tiempo y forma, la información que les fue solicitada por la autoridad electoral. Es decir, ocultó la información de los gastos y contrataciones de los espectaculares y promocionales en radio y televisión en entidades fuera de Puebla.

Ante esto, el INE exigió tajantemente a la contraloría del estado de Puebla que en el ámbito de sus atribuciones proceda conforme a derecho en los 15 días después de la resolución. Pero la contraloría estatal no ha fijado la sanción que, según las leyes electorales, podrían dejar a García Almaguer inhabilitado para ocupar cargos en la función pública.

Mientras, a raíz del retiro del spot denominado “Relojes y Casas”, la cúpula panista ha catalogado la determinación del INE como “un atentado contra la libertad de expresión y el libre debate de ideas”. Y para “combatir la censura”, el jefe nacional del blanquiazul anunció el lanzamiento de la página www.cambiemoselrumbo.mx, donde cualquier ciudadano puede descargar las postales y el spot que el INE bajó de la televisión nacional y sus propios videos. Otra iniciativa de García Almaguer.

alberto.aguirre@outlook.com