En un partido vibrante, Barcelona conquistó la Supercopa de Europa

Ciudad de México, 11 de agosto 2015 (Círculo Digital/MMS Press).- En un vibrante partido de principio a fin, Barcelona conquistó la Supercopa de Europa al derrotar 5-4 en tiempo extra, a un Sevilla que nunca bajó los brazos y le complicó en demasía el trámite del encuentro a los blaugranas.

Barcelona parecía que tenía resuelto el encuentro al inicio del segundo tiempo, cuando se puso en ventaja con marcador de 4-1, sin embargo, el empuje y gran corazón de los sevillanos llevaron el encuentro hasta el tiempo extra, luego de que consiguieran un espectacular regreso y emparejaran el marcador en los últimos minutos del encuentro.

Parecía que Sevilla protagonizaba un triunfo de película, y cerca estuvo de lograrlo, sin embrago, en el tiempo extra apareció la figura de Pedro, que no fue tomado en cuenta en el once inicial y de quien se rumora puede dejar el equipo, para marcar en el minuto 115, el gol con el que el Barcelona consiguió su quinta Supercopa europea y se enfila al histórico ‘sextete’.

Mejor inicio no pudo tener el encuentro, apenas al minuto tres, Éver Banega cobró de manera impecable un tiro a balón parado para dejar mirando a Ter Stegen y abrir el marcador en favor del Sevilla.

Sin embargo, cuatro minutos después, Messi respondió de la misma manera, un gran cobro de tiro libre venció a Beto y colocó los cartones 1-1 antes de los 10 minutos de juego.

Barcelona comenzó a tejer jugadas y a generar sensación de peligro en la meta sevillana y al 16, otra falta en los linderos del área sobre Rakitic, dio una nueva oportunidad a Messi, quien en otro magistral cobro concretó la voltereta en el marcador, 2-1 ganaban ya los catalanes.

Sevilla intentó responder, pero Barcelona ya dominaba el partido y buscaba el tercero, que encontró en los pies de Rafinha al 44, el jugador catalán simplemente empujó un servicio de Luis Suárez que pasó entre las piernas de un defensa para llegar al descanso con una cómoda ventaja.

Para el complemento, Barcelona mantuvo el control del esférico y tras siete minutos de haber regresado al campo encontró el cuarto gol Busquets recuperó un esférico en terreno rival y cedió para Luis Suárez, quien envió el balón al fondo de la red.

Con el 4-1 en el marcador, parecía que Barcelona se encaminaba a un triunfo sin contratiempos y daba la sensación de que podía llegar una escandalosa goleada, pero Sevilla tenía un libreto distinto y respondió rápido para después regalar un emocionante cierre de partido.

Al 57, Reyes contactó con pierna derecha un preciso servicio de Vitolo y envió el esférico a la red para el 4-2 en el marcador; luego, al minuto 72, Mathieu cometió falta en el área sobre el propio Vitolo, el silbante sancionó penal y Gameiro lo convirtió en el 4-3.

Barcelona vivió minutos de desconcierto, que fueron bien aprovechados por el Sevilla, que se lanzó al ataque en busca del gol del empate, que conseguiría nueve minutos antes del final, gracias  Yevhen Konoplyanka, que ingresó en el segundo tiempo y empujó un servicio de Vanega tras error en la marca por parte de Bartra.

Sevilla intentó culminar la hazaña en tiempo reglamentario y aprovechando el desconcierto catalán, pero no alcanzó el esfuerzo, mientras Barcelona alejó como pudo, el esférico de su terreno.

En el tiempo extra, nadie fue dominador claro y el cansancio fue protagonista del partido, aunque también apareció el corazón y las ganas de ganar en los jugadores de ambos equipos. Barcelona mantenía el esférico y Sevilla esperaba alguna oportunidad.

Fue al minuto 115, falta en los linderos del área, Messi cobró, el esférico pegó en la mano del un defensa, el silbante no sancionó y Messi impactó de nueva cuenta, pero Beto realizó una sensacional desviada, aunque para su mala fortuna el balón le quedó a Pedro quien con potencia marcó el quinto gol del Barcelona y el que lo acercaba a la gloria.

Nuevamente Sevilla intentó reponerse a la desventaja y a pesar de que el tiempo parecía insuficiente, apareció una opción a balón parado en el minuto 118, Vanega envió centro al área, Coke se levantó sin marca, pero su remate de cabeza pasó ligeramente desviado de la portería blaugrana.

Tres minutos más tarde, Sevilla dejó ir una más y el silbante pitó el final, Barcelona sufrió muchísimo, pero al final conquistó la Supercopa por quinta ocasión en su historia, igualando el logro del Milán.