Escobar, premio a la delincuencia

Percepción Política

Tanta burla ya da asco. Ahora el gobierno se echa la puntada de concederle una subsecretaría en Gobernación ni más ni menos que a la delincuencia electoral, organizada.

Como es sabido, Arturo Escobar, una de las cabezas del delincuencial Partido Verde, fue puesto -háganme el favor- al frente de la Subsecretaría de Prevención del Delito y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación.

s un tipo que se la pasó justificando cada una de las violaciones a las leyes electorales que su partido cometió durante la pasada elección federal, con lo cual el PRI pudo establecer en alianza y de manera flagrantemente ilegal una mayoría en la Cámara de Diputados.

Organizaciones, asociaciones de la sociedad civil, académicos e investigadores ya manifestaron su preocupación por el nombramiento de dicho político. Hasta redactaron un documento en el que han calificado de inquietante el hecho de que la única propuesta conocida de Escobar en materia de combate a la inseguridad -formulada en 2008- fue la de la pena de muerte para secuestradores.

Eso pone en duda, dijeron, que los promotores de Escobar consideren como prioridad la atención de las causas y facilitadores del delito y la violencia. “El perfil del autor de dicha propuesta resulta claramente incompatible con el del titular de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana”.

Los firmantes del documento recordaron que las reiteradas violaciones a la legislación electoral por parte del Partido Verde, el de Escobar, “manda una pésima señal”, ya que la subsecretaría tiene entre sus objetivos promover la cultura de la legalidad. Por lo mismo, urgieron al que ahora es nominalmente jefe de Escobar, el secretario Miguel Ángel Osorio Chong, a empeñar sus esfuerzos “en consolidar un equipo de trabajo a la altura del problema de inseguridad y violencia que afecta profundamente a varias regiones del país”.

aquí aparece una cuestión muy interesante: a Osorio le fue impuesto Escobar como subsecretario, del mismo modo como le han sido impuestos Humberto Roque Villanueva, Felipe Solís Acero, Luis Miranda, y los demás subordinados. Osorio está convertido ahora en un secretario de Estado sin equipo propio. Y en plena carrera por la candidatura presidencial. ¿Aguantará?

*Periodista