Especialistas desarrollan mapeo de virus que afectan a las abejas

MÉXICO, 23 DE MARZO (CÍRCULO DIGITAL).- Académicos de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la UNAM desarrollan un estudio para realizar un mapeo de los virus que afectan a los conjuntos de colmenas (apiarios) en diferentes estados del país.

Luego de que México ocupa el sexto lugar como productor y el tercero como exportador a nivel mundial, especialistas buscan evitar que haya contagios en Yucatán, Campeche, Hidalgo, Querétaro, Morelos, Estado de México y Ciudad de México.

Ello, luego de que en el país las pérdidas económicas por virosis podrían ser en promedio unos 20 millones de dólares, debido a que no existe un cuidado exhaustivo como el que hay en naciones desarrolladas.

En México aún no hay estadísticas económicas precisas que indiquen la afectación de los virus en la producción de miel, pero en Estados Unidos los apicultores reportan pérdidas de más de la mitad de la población en un año, destacó Liborio Carrillo Miranda.

El líder de la investigación precisó en un comunicado de la UNAM que las variaciones en el clima, la modificación de la temporada de lluvias y las sequías, entre otros aspectos, afectan de manera importante la producción de polen y néctar.

Como parte del proyecto de investigación y con la colaboración de los productores de los estados en estudio se ha identificado diversos tipos de virus: el de parálisis lenta, crónica, aguda y aguda israelí; celdas reales negras; colapso de la colmena (CCD); alas deformes; cachemira y cría ensacada, especificó.

Carrillo Miranda mencionó que no existen medicamentos ni curas mágicas para combatirlos, por lo que es indispensable introducir nuevos núcleos de abejas reinas, acción que contribuye a mejorar el material genético de las generaciones futuras y permitiría corregir el problema.

“Se decía que estábamos libres de estos virus; sin embargo, la Apis mellifera sí padece enfermedades, lo que ocurre es que no se había hecho un diagnóstico por falta de infraestructura”, resaltó.

El investigador comentó que actualmente se cuenta con un número importante de especialistas en el manejo de equipos para su detección, lo que hace posible su mapeo.

Las abejas tienen una función importante en el equilibrio del ambiente, pues al obtener el alimento de las flores fomentan la fecundación (polinización) de las plantas; no obstante, al igual que todos los animales, incluido el hombre, son sensibles a las bacterias, virus y parásitos, reiteró.

A su vez, aseveró que su compañera de investigación, Marisela Leal Hernández dispone de material y equipo que contiene un marcador para la identificación de cada microorganismo.

“La apicultura no es tomada en serio, por lo que es necesario capacitar a los interesados en áreas como la producción, industrialización, manufactura, crianza de reinas y detección de enfermedades, entre otras; así podríamos mejorar poco a poco”, puntualizó Carrillo Miranda.