Ex presidente del IFE propone segunda vuelta en electoral en 2018

Ciudad de México, 8 de septiembre 2015 (Círculo Digital).- El ex presidente del otrora Instituto Federal Electoral (IFE), Leonardo Valdés Zurita, planteó realizar una segunda vuelta electoral o sistema de “balotage” en los comicios federales de 2018, para garantizar que el candidato que gane la contienda lo haga con mayoría absoluta.

Al participar en el Foro “¿Un nuevo sistema de partidos?”, en el marco del ciclo: “Los estados en 2015. Resultados y alcances de la nueva reforma político-electoral 2014”, dijo que en México es tiempo de pasar de las reformas electorales a la reforma política.

“Creo que hay que ir al sistema de mayoría absoluta o de segunda vuelta”, expresó el ex consejero presidente del entonces Instituto Federal Electoral (IFE), quien consideró que toca a la academia y las instituciones electorales llamar la atención en ese sentido.

Reconoció que si bien las élites políticas no han querido impulsar ese sistema, toca a la academia y las instituciones electorales llamar la atención en ese sentido.

Precisar que el ganador de la contienda presidencial no lo haga con sólo 25 por ciento de la votación, pues además de restarle legitimidad a su gobierno podría llevar al país a la inestabilidad.

“Me temo que si no hacemos nada en 2018, un candidato con algo así como 25 por ciento de los votos puede ganar la elección presidencial”.

“Eso quiere decir gobernar sin el apoyo de 75 por ciento de los ciudadanos que votaron y eso me parece, puede llevarnos a una crisis de legitimidad y a una situación, incluso, de ingobernabilidad”, sostuvo.

Al explicar su propuesta, el investigador asociado del Colegio de México (Colmex) precisó que si ninguno de los candidatos presidenciales obtiene más del 50 por ciento de los votos, los dos “más votados deben ir a una segunda vuelta”.

Ello, dijo, les permitiría ganar con la mayoría absoluta de votos y en consecuencia, tener legitimidad para gobernar y controlar una situación de posible crisis de gobernabilidad.

Valdés Zurita reconoció que no se trata de una propuesta nueva, sin embargo, señaló que las élites políticas no la han querido adoptar siendo que en la mayor parte de América Latina se usa este sistema de “ballotage”.

Mencionó el caso de Guatemala, donde ningún candidato obtuvo la mayoría absoluta en la elección presidencial y tendrán que irse a una segunda vuelta electoral.

En su opinión, México no ha impulsado este sistema debido a la falta de incentivos para el partido que queda en tercer lugar, dado que le correspondería orientar a su electorado hacia uno y otro de los dos candidatos que contenderán en una segunda vuelta.

Además de pensar en una reforma electoral, que siempre será perfectible, se debería impulsar una reforma al régimen político para darle una “pizca, un aderezo de parlamentarismo” al país.

Lo anterior obligaría a que entre la primera y segunda vueltas candidatos y partidos negocien con el resto de las fuerzas políticas un programa de gobierno, así como la integración del gabinete.

Valdés Zurita expresó que la fragmentación electoral en el país no se va a detener dado que se trata de un asunto de ciudadanos, porque van a seguir votando por el partido que más les convenza, lo cual otorga una mayor pluralidad al país y por ende, arreglos institucionales.