Expertos cuestionan postulación de Medina Mora a la SCJN

México, DF, 20 de febrero 2015 (Círculo Digital).- Expertos aseguran que el embajador de México en Estados Unidos (EU), Eduardo Medina Mora, no cumple con los requisitos para ocupar el cargo de Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a efecto de cubrir la vacante que dejó el ministro Sergio Armando Valls Hernández, quien falleció en diciembre pasado.

“No cumple con el requisito constitucional de residencia mínima de dos años en el país previa al día de la designación de ministro de la Suprema Corte” asegurando que si el Senado opta por su designación, “estaría violando el artículo 95 fracción V de la Carta Magna”, sostuvo el doctor en derecho constitucional e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Elisur Arteaga Nava.

Con Arteaga coincidieron Clemente Valdés, también doctor en derecho constitucional y catedrático en diversas universidades de Estados Unidos e Inglaterra; Jorge Reyes Peralta, presidente del Colegio Nacional de Abogados Penalistas; Eduardo Miranda Esquivel, presidente de la Unión de Juristas de México, al igual que la presidenta de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos y diversos penalistas, todos entrevistados por el periódico La Jornada.

Arteaga dijo que podrían contestar que el artículo 47 de la Ley del Servicio Exterior Mexicano otorga a los embajadores el derecho a conservar, para efectos legales, el domicilio de su último lugar de residencia.

“Quiero adelantarme y decir que ninguna ley secundaria puede modificar el texto de la Constitución, y mucho menos su espíritu, su objetivo”, sostuvo Elisur Arteaga.

Aseguró que el requisito constitucional de la residencia mínima de dos años no se puso ahí por capricho, sino para garantizar que todos los ministros de la Corte, previo a su designación, hayan estado litigando.

“Lo que tengo claro es que este embajador (Medina Mora) no es jurista, es un político con suerte, que hizo un pésimo trabajo como procurador general de la República y que se ha beneficiado con la política del amiguismo y del tráfico de influencias”, aseguró el investigador de la UAM.

Sobre los otros dos participantes de la terna, Elisur Arteaga y Clemente Valdés coincidieron, en entrevista por separado, que el mejor perfil para ocupar el cargo de ministro que dejó vacante con su muerte Sergio Valls, es el del magistrado Horacio Armando Hernández Orozco (quien en los últimos 20 años ha encabezado juzgados y tribunales en materia penal. (Con información de La Jornada)