Familiares y activistas de los 43 normalistas exigen extradición de Tomás Zerón

A la sede diplomática, llegaron cientos de personas quienes realizaron pintas con las leyendas “extradición a Tomás Zerón”, “ni perdón ni olvido” y “43”.En la manifestación, también participaron padres de los desaparecidos, aunque   encapuchados comenzaron a pintar las paredes y a golpear las cámaras de seguridad

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de septiembre, (CDMX MAGACÍN).–Activistas y familiares de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa, vandalizaron la Embajada de Israel para exigir  la extradición de Tomás Zerón, extitular de la extinta Agencia de Investigación Criminal y quien es acusado de ocultar pruebas y torturar testigos de los hechos ocurridos el 26 septiembre del 2014.

A la sede diplomática, llegaron cientos de personas quienes realizaron pintas con las leyendas “extradición a Tomás Zerón”, “ni perdón ni olvido” y “43”.En la manifestación, también participaron padres de los desaparecidos, aunque   encapuchados comenzaron a pintar las paredes y a golpear las cámaras de seguridad.

A lo anterior, se sumaron las expresiones de “Palestina libre” y “viva Palestina” e, incluso, pintaron “Palestina vive” y “muerte al sionismo” en las paredes. La protesta paralizó por cerca de una hora el tránsito en la zona de Lomas de Chapultepec en la Alcaldía Miguel Hidalgo.

Lo ocurrido, se da uno días de que  cumplan ocho años dela desaparición forzada  y  tras el informe de la Comisión de la Verdad, creada por  el presidente López Obrador, que concluyó el 18 de agosto que fue “un crimen de Estado”, que no hay indicios de que estén vivos y reconoce la participación de elementos de las Fuerzas Armadas.

Dicha Comisión rechazó la “verdad histórica”, es decir, la versión del Gobierno del expresidente Peña Nieto que afirmaba que “policías corruptos detuvieron a los estudiantes y los entregaron al cartel Guerreros Unidos, que los asesinó e incineró en un basurero en Guerrero”.

Y el actual Gobierno, desmintió esa versión, al coincidir con familiares y con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que señaló que los cuerpos no pudieron ser quemados en ese lugar.