Iguala: obstrucción de la verdad

Percepción Política

*Juan Manuel Magaña

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) aseguró hace dos días que no hubo incendio alguno en el basurero de Cocula, Guerrero, donde según el gobierno federal fueron incinerados los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Tanta es su seguridad que, es más, hasta consideraron innecesario  el nuevo peritaje que pretende encargar la PGR sobre el basurero.

Con ello, las falacias inventadas por el entonces procurador general de la República, Jesús Murillo Karam -convertidas grotescamente en la “verdad histórica” del caso Iguala- quedaron hechas talco.

El GIEI hasta se basó en pruebas y estudios meteorológicos, así como en imágenes satelitales de la región durante la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014. Y de ello derivó la certeza de que en varias horas de esos días hubo una lluvia acumulada de 21.8 milímetros en Iguala, y condiciones similares en Cocula.

Todos estos datos fueron parte de los avances de la segunda parte del mandato de seis meses de los investigadores. El informe del GIEI señaló también que fue en la última revisión del expediente cuando se percataron de que 11 de los 27 militares del 27 batallón con los cuales se ha solicitado de manera reiterada una entrevista, sin tener éxito, ya se presentaron a dar su declaración o a ampliar la misma ante la Procuraduría General de la República PGR; pero los expertos no fueron notificados de esta diligencia.

Los investigadores Ángela Buitrago, Carlos Beristain y Alejandro Valencia dijeron de los militares que el grupo ya analizó sus palabras; sin embargo, debido a la forma en que se toman las declaraciones, no se sabe qué preguntó el Ministerio Público en tales entrevistas. Sus declaraciones dejan igualmente muchos aspectos claves pendientes de profundizar, pues no se responde ni se evalúan.

Debido a ello, los expertos insisten en la necesidad de volver a entrevistar a todos los militares cuyos nombres se propusieron como testigos claves de diferentes hechos. Para eso el GIEI ya tiene preparado un cuestionario que quiere formular a los 27 militares de su petición inicial y advirtió que si los expertos no están presentes en dichas entrevistas no se podrá evaluar la calidad de la información aportada, ni repreguntar sobre la misma, ni profundizar conforme a los estándares internacionales en la investigación de hechos tan graves.

Las entrevistas con militares son cruciales para el esclarecimiento de los hechos porque -está documentado- todos ellos estuvieron presentes en cuatro de los sitios donde los acontecimientos se dieron, antes y después de la llegada de los normalistas: en los lugares donde se dio la agresión contra ellos, la clínica donde trataron de refugiarse los jóvenes tras la agresión, y en el sitio donde apareció muerto el normalista Julio César Mondragón.

Está a la vista cómo el trabajo de un puñado de investigadores está poniendo en evidencia a todo un aparato judicial -el mexicano, bajo el régimen del PRI- que no ha servido para otra cosa que para pervertir la realidad.

El trabajo del GIEI no está exento de presiones. Por eso ayer, en un pronunciamiento conjunto, organizaciones como Amnistía Internacional, Oficina en Washington para Asuntos Latoinoamericanos (WOLA), Robert F. Kennedy Human Rights, Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos (LAWGEF), la Fundación para el Debido Proceso, Brigadas Internacionales de Paz, el Centro de Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) y Conectas Human Rights, expresaron su “pleno apoyo” al trabajo realizado por el grupo de expertos.

Dichas organizaciones denunciaron que hay intentos, desde dentro y fuera del gobierno, por deslegitimar la presencia y el trabajo de coadyuvancia que ha realizado el grupo por dar con la verdad de los hechos de Iguala. “Seguimos preocupados de que, a pesar de varias solicitudes, el GIEI aún no haya podido entrevistar a los soldados del batallón local, quienes estaban conscientes del ataque contra los estudiantes y presentes en algunas escenas del crimen”.

La PGR y el gobierno tiene encima a verdaderos sabuesos; la pregunta es ¿por cuánto tiempo más se obstruirá el surgimiento de la verdad?

*Periodista, director del diario digital www.dobletinta.com